¿Por dónde empiezo?… Swarovski (II)

Una vez que tenéis claros los materiales básicos que necesitáis para empezar, veamos otros aspectos a tener en cuenta:

  1. Lo más importante es que estéis cómodamente sentados pero no recostados, buscad una silla cómoda cuidando siempre vuestra espalda.
  2. Debéis tener a mano los materiales que vayáis a utilizar para no tener que estar levantándoos cada dos por tres. Por tanto es importante que trabajéis en una mesa lo suficientemente grande como para que os quepa todo lo que necesitéis.
  3. Buscad buena iluminación que os permita no tener sombras, bien natural, bien con una lamparita que enfoque a vuestras manos y no a vuestros ojos. En mi caso, tengo una lamparita de pinza con un brazo largo y flexible que me permite orientar el foco de luz a mi conveniencia.
  4. Trabajad con un tapete en la mesa que impida que los abalorios rueden. Podéis utilizar el típico tapete verde para jugar a las cartas, por ejemplo, o un trozo grande de fieltro…
  5. Recordad mantener siempre tensión en el hilo que utilicéis; de esta forma las piezas que engarcéis con el hilo se mantendrán en su sitio y no “bailarán” cuando hayáis terminado vuestra joyita.
  6. A mí me viene muy bien tener una aguja a mano: ésta me permite hacer hueco en el interior de un abalorio cuando ya he pasado el hilo varias veces y se resiste a una nueva pasada, o rescatar un hilo que se ha quedado entre dos abalorios y no llegas con los dedos…

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *